4. El sol se convertirá en tinieblas y la luna en sangre, antes que llegue el Día del Señor, día grande y terrible.





“Invoquemos sempre o auxílio de Nossa Senhora.” São Padre Pio de Pietrelcina