12. Los diáconos deberán ser hombres casados una sola vez, que gobiernen bien a sus hijos y su propia casa.





“A cada vitória sobre o pecado corresponde um grau de glória eterna”. São Padre Pio de Pietrelcina