20. "¿Por qué no lo matamos y lo arrojamos en una de esas cisternas? Después diremos que lo devoró una fiera. ¡Veremos entonces en qué terminan sus sueños!".





“Pense na felicidade que está reservada para nós no Paraíso”. São Padre Pio de Pietrelcina