12. El Señor Yavé de los Ejércitos los invitaba aquel día a llorar y lamentar sus pecados, a cortarse el pelo y a vestirse con un saco.





“O homem sem Deus é um ser mutilado”. São Padre Pio de Pietrelcina