26. Maldito el que no sigue fiel a las palabras de esta ley poniéndolas en práctica, y todo el pueblo dirá: ¡Amén!




“Comunguemos com santo temor e com grande amor.” São Padre Pio de Pietrelcina