3. El que quede en Sión y sobreviva en la ciudad será llamado santo, será inscrito para sobrevivir en Jerusalén.





“Deus nunca me recusou um pedido”. São Padre Pio de Pietrelcina