15. sus pies, como el bronce fundido a fuego; su voz, como el rumor de aguas caudalosas;





“Nossa Senhora está sempre pronta a nos socorrer, mas por acaso o mundo a escuta e se emenda?” São Padre Pio de Pietrelcina