20. Porque lo invisible de Dios, desde la creación del mundo, se deja ver a la inteligencia a través de sus obras: su poder eterno y su divinidad, de forma que son inexcusables;




“Diante de Deus ajoelhe-se sempre.” São Padre Pio de Pietrelcina