10. Vio Dios lo que hacían, cómo se convirtieron de su mala conducta, y se arrepintió Dios del mal que había determinado hacerles, y no lo hizo.





“Deus nunca me recusou um pedido”. São Padre Pio de Pietrelcina