8. se pone al acecho en los poblados y mata al inocente en lugares ocultos. Sus ojos espían a los débiles;





“Rezai e continuai a rezar para não ficardes entorpecidos”. São Padre Pio de Pietrelcina