54. Después de arrestarlo, lo condujeron a la casa del Sumo Sacerdote. Pedro lo seguía de lejos.




“O bem dura eternamente.” São Padre Pio de Pietrelcina