24. se dijeron entre sí: «No la rompamos. Vamos a sortearla, para ver a quién le toca». Así se cumplió la Escritura que dice: Se repartieron mis vestiduras y sortearon mi túnica. Esto fue lo que hicieron los soldados.





“Temos muita facilidade para pedir, mas não para agradecer”. São Padre Pio de Pietrelcina