7. Pero los israelitas fueron fecundos y se multiplicaron, hasta convertirse en una muchedumbre numerosa y muy fuerte, que llenaba el país.




“O Anjo de Deus não nos abandona jamais.” São Padre Pio de Pietrelcina