Gefunden 349 Ergebnisse für: plata

  • Atesoré también plata y oro, tributos de reyes y de provincias. Me procuré cantores y cantoras, toda clase de lujos humanos, coperos y reposteros. (Eclesiastés 2, 8)

  • mientras no se quiebre la hebra de plata, se rompa la bolita de oro, se haga añicos el cántaro contra la fuente, se caiga la polea dentro del pozo, (Eclesiastés 12, 6)

  • Zarcillos de oro haremos para ti, con cuentas de plata. (Cantar 1, 11)

  • Ha hecho de plata sus columnas, de oro su respaldo, de púrpura su asiento; su interior, tapizado de amor por las hijas de Jerusalén. (Cantar 3, 10)

  • - Si es una muralla, construiremos sobre ella almenas de plata si es una puerta, apoyaremos contra ella barras de cedro. (Cantar 8, 9)

  • Salomón tenía una viña en Baal Hamón. Encomendó la viña a los guardas, y cada uno le traía por sus frutos mil siclos de plata. (Cantar 8, 11)

  • Ni a la piedra más preciosa la equiparé, porque todo el oro a su lado es un puñado de arena y barro parece la plata en su presencia. (Sabiduría 7, 9)

  • Desgraciados, en cambio, y con la esperanza puesta en seres sin vida, los que llamaron dioses a obras hechas por mano de hombre, al oro, a la plata, trabajados con arte, a representaciones de animales o a una piedra inútil, esculpida por mano antigua. (Sabiduría 13, 10)

  • Columnas de oro sobre basas de plata, las bellas pierras sobre talones firmes. (Eclesiástico 26, 18)

  • Mira, cerca tu hacienda con espinos, encierra bien tu plata y tu oro. (Eclesiástico 28, 24)

  • Oro y plata hacen el paso firme, pero más que ambos se estima el consejo. (Eclesiástico 40, 25)

  • En nombre del Señor Dios, el llamado Dios de Israel, amontonaste oro como estaño, como plomo multiplicaste plata. (Eclesiástico 47, 18)


“Se você não entrega seu coração a Deus, o que lhe entrega?” “Você deve seguir outra estrada. Tire de seu coração todas as paixões deste mundo, humilhe-se na poeira e reze! Dessa forma, certamente você encontrará Deus, que lhe dará paz e serenidade nesta vida e a eterna beatitude na próxima.” São Padre Pio de Pietrelcina