7. Desde lo alto tiéndeme tus manos, sálvame sacándome de las aguas profundas y de manos de los hijos de extranjeros,





“Vive-se de fé, não de sonhos.” São Padre Pio de Pietrelcina