24. En una nación dominada por un tirano, él venda los ojos de los jueces, pues si no es él, ¿quién será entonces?





“É loucura fixar o olhar no que rapidamente passa”. São Padre Pio de Pietrelcina