Encontrados 52 resultados para: Único

  • Uno de ellos, llamado Cleofás, respondió: "¿Eres tú el único forastero en Jerusalén que no sabes lo que ha sucedido en ella estos días?". (Lucas 24, 18)

  • A Dios nadie lo ha visto jamás; el Hijo único, que está en el Padre, nos lo ha dado a conocer. (Juan 1, 18)

  • "Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su hijo único, para que quien crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna. (Juan 3, 16)

  • El que cree en él no será condenado; pero el que no cree ya está condenado, porque no ha creído en el hijo único de Dios. (Juan 3, 18)

  • ¿Cómo podéis creer, si sólo buscáis honores los unos de los otros, y no buscáis el honor que viene del Dios único? (Juan 5, 44)

  • Y la vida eterna es que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y al que tú has enviado, Jesucristo). (Juan 17, 3)

  • a Dios, el único sabio, por medio de Jesucristo, la gloria por los siglos de los siglos. Amén. (Romanos 16, 27)

  • Sobre la carne ofrecida en sacrificio a los ídolos, está claro que todos tenemos la ciencia suficiente. Pero la ciencia envanece; lo único verdaderamente provechoso es el amor. (I Corintios 8, 1)

  • Todo esto lo lleva a cabo el único y mismo Espíritu, repartiendo a cada uno sus dones como quiere. (I Corintios 12, 11)

  • Al rey de los siglos, inmortal, invisible, único Dios, honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén. (I Timoteo 1, 17)

  • manifestación que, a su debido tiempo, llevará a cabo el bienaventurado y único Soberano, Rey de reyes y Señor de los señores, (I Timoteo 6, 15)

  • el único que posee la inmortalidad, que habita una luz inaccesible, a quien ningún hombre vio ni puede ver. A él, honor y poder eterno. Amén. (I Timoteo 6, 16)


“Não queremos aceitar o fato de que o sofrimento é necessário para nossa alma e de que a cruz deve ser o nosso pão cotidiano. Assim como o corpo precisa ser nutrido, também a alma precisa da cruz, dia a dia, para purificá-la e desapegá-la das coisas terrenas. Não queremos entender que Deus não quer e não pode salvar-nos nem santificar-nos sem a cruz. Quanto mais Ele chama uma alma a Si, mais a santifica por meio da cruz.” São Padre Pio de Pietrelcina