Encontrados 104 resultados para: trigo

  • Que el Señor te dé el rocío del cielo, y la fertilidad de la tierra, trigo y vino en abundancia. (Génesis 27, 28)

  • Isaac respondió a Esaú: "Lo he constituido tu señor y le he dado como servidores a todos sus hermanos; lo he provisto de trigo y de vino: ¿qué más puedo hacer por ti, hijo mío?". (Génesis 27, 37)

  • Rubén salió una vez mientras se estaba cosechando el trigo, y encontró en el campo unas mandrágoras, que luego entregó a su madre. Entonces Raquel dijo a Lía: "Por favor, dame algunas de esas mandrágoras que trajo tu hijo". (Génesis 30, 14)

  • Después José mandó que les llenaran las bolsas con trigo y que repusieran el dinero en la bolsa de cada uno. También ordenó que les entregaran provisiones para el camino. Así se hizo. (Génesis 42, 25)

  • El trigo y la espelta, en cambio, como son tardíos, escaparon a la destrucción. (Exodo 9, 32)

  • Celebrarás también la fiesta de las Semanas, la de los primeros frutos de la cosecha del trigo; y además, la fiesta de la Recolección, al término del año. (Exodo 34, 22)

  • Yo te doy lo mejor del aceite, del vino y del trigo, o sea, las partes escogidas que los israelitas presentan al Señor. (Números 18, 12)

  • esto les será tenido en cuenta a título de contribución. Como se hace con el trigo de la era y el mosto del lagar, (Números 18, 27)

  • Diles también: Una vez que hayan reservado la mejor parte -que les será tenida en cuenta como el trigo de la era y el mosto del lagar- (Números 18, 30)

  • Él te amará, te bendecirá y te multiplicará. Bendecirá el fruto de tu seno, el fruto de tu suelo -tu trigo, tu vino y tu aceite- y las crías de tus ganados y rebaños, en la tierra que él te dará, porque así lo juró a tus padres. (Deuteronomio 7, 13)

  • una tierra de trigo y cebada, de viñedos, de higueras y granados, de olivares, de aceite y miel; (Deuteronomio 8, 8)

  • yo enviaré lluvia a la tierra en el momento oportuno -lluvia de otoño y de primavera- y podrás recoger tu trigo, tu vino nuevo y tu aceite. (Deuteronomio 11, 14)


“Seja modesto no olhar.” São Padre Pio de Pietrelcina