Encontrados 188 resultados para: Pablo

  • Tiempo después Pablo se marchó de Atenas y se fue a Corinto. (Hecho de los Apóstoles 18, 1)

  • Allí se encontró con un judío llamado Aquila, natural de Ponto, que acababa de llegar de Italia con su esposa Priscila, a consecuencia de un decreto del emperador Claudio; porque todos los judíos habían recibido la orden de abandonar Roma. Pablo se acercó a ellos (Hecho de los Apóstoles 18, 2)

  • Todos los sábados Pablo entablaba discusiones en la sinagoga, tratando de convencer tanto a los judíos como a los griegos. (Hecho de los Apóstoles 18, 4)

  • Al llegar de Macedonia Silas y Timoteo, Pablo se dedicó por entero a la Palabra, y aseguraba a los judíos que Jesús era el Mesías. (Hecho de los Apóstoles 18, 5)

  • Pablo cambió de lugar y se fue a la casa de un tal Tito Justo, de los que temen a Dios, que estaba pegada a la sinagoga. (Hecho de los Apóstoles 18, 7)

  • Crispo, uno de los dirigentes de la sinagoga, creyó en el Señor con toda su familia, y de los corintios que escuchaban a Pablo, muchos creían y se hacían bautizar. (Hecho de los Apóstoles 18, 8)

  • Una noche el Señor le dijo a Pablo en una visión: «No tengas miedo, sigue hablando y no calles, (Hecho de los Apóstoles 18, 9)

  • Pablo siguió enseñando entre ellos la Palabra de Dios, y permaneció allí un año y seis meses. (Hecho de los Apóstoles 18, 11)

  • Siendo Galión gobernador de Acaya, los judíos acordaron unánimemente hacer una manifestación contra Pablo; lo llevaron ante el tribunal y lo acusaron (Hecho de los Apóstoles 18, 12)

  • Pablo iba a contestar, cuando Galión dijo a los judíos: «Judíos, si se tratara de una injusticia o de algún crimen, sería correcto que yo los escuchara. (Hecho de los Apóstoles 18, 14)

  • Pablo se quedó en Corinto todavía por bastante tiempo. Después se despidió de los hermanos y se embarcó para Siria, acompañado por Priscila y Aquila. Había hecho un voto, y solamente en el puerto de Cencreas se cortó el pelo. (Hecho de los Apóstoles 18, 18)

  • Así fue como llegaron a Efeso, y allí dejó que ellos se fueran. Pablo entró en la sinagoga y empezó a discutir con los judíos. (Hecho de los Apóstoles 18, 19)


“Padre, eu não acredito no inferno – falou um penitente. Padre Pio disse: Acreditará quando for para lá?” São Padre Pio de Pietrelcina