Entonces llegaron los fariseos, que comenzaron a discutir con él; y, para ponerlo a prueba, le pedían un signo del cielo.
Jesús, suspirando profundamente, dijo: “¿Por qué esta generación pide un signo? Les aseguro que no se le dará ningún signo”.
Y dejándolos, volvió a embarcarse hacia la otra orilla.


Livros recomendados

365 Dias Com a Divina MisericórdiaO Evangelho de Maria30 Minutos Para Mudar o Seu Dia





Comentários no Facebook:

comments