Jesús dijo a sus discípulos:

«Sean misericordiosos, como el Padre de ustedes es misericordioso.
No juzguen y no serán juzgados; no condenen y no serán condenados; perdonen y serán perdonados.
Den, y se les dará. Les volcarán sobre el regazo una buena medida, apretada, sacudida y desbordante. Porque la medida con que ustedes midan también se usará para ustedes».


Livros recomendados

O Evangelho de MariaMatrimônios SantosA Nova Era: Jesus Cristo, Portador da Água Viva





Comentários no Facebook:

comments