Al atardecer, sus discípulos bajaron a la orilla del mar
y se embarcaron, para dirigirse a Cafarnaún, que está en la otra orilla. Ya era de noche y Jesús aún no se había reunido con ellos.
El mar estaba agitado, porque soplaba un fuerte viento.
Cuando habían remado unos cinco kilómetros, vieron a Jesús acercarse a la barca caminando sobre el agua, y tuvieron miedo.
El les dijo: «Soy yo, no teman».
Ellos quisieron subirlo a la barca, pero esta tocó tierra en seguida en el lugar adonde iban.

Facebook Comments






Livros recomendados

O Evangelho de São Marcos – Cadernos de Estudo Bíblico10 Livros Que Todo Conservador Deve Ler – Mais Quatro Imperdíveis E Um ImpostorO Banquete do Cordeiro (Cléofas)