19. Cuando llegó la hora de su sueño eterno, dio testimonio delante del Señor y de su Ungido: "¡Nada he tomado a nadie, ni dinero, ni siquiera un par de sandalias!" y nadie lo acusó.




Livros sugeridos



“Seja paciente nas aflições que o Senhor lhe manda.” São Padre Pio de Pietrelcina