aaaaa

40. Y echaré encima de ustedes una vergüenza eterna, una mancha que nunca se borrará.




O maldito “eu” o mantém apegado à Terra e o impede de voar para Jesus. São Padre Pio de Pietrelcina