aaaaa

31. Dios vio que todo cuanto había hecho era muy bueno. Y atardeció y amaneció: fue el día Sexto.




“As almas! As almas! Se alguém soubesse o preço que custam”. São Padre Pio de Pietrelcina