32. Por lo que se refiere a ese Día y cuando vendrá, no lo sabe nadie, ni los ángeles en el Cielo, ni el Hijo, sino solamente el Padre. (Mt 24,42; 25,13; Lc 12,32; 21,34)




Livros sugeridos



A firmeza de todo o edifício depende da fundação e do teto! São Padre Pio de Pietrelcina