15. Ella le respondió: «Al verte, Señor, me pareció que tú eras un ángel de Dios; mi corazón, entonces, se asustó por el miedo que infunde tu poder. Señor, tú eres maravilloso y tu rostro es encantador.»




Livros sugeridos



“Seja modesto no olhar.” São Padre Pio de Pietrelcina