aaaaa

1. El año cuarto del rey Darío, el día cuatro del mes noveno, el mes de quisléu, la palabra del Señor fue dirigida a Zacarías.

2. Betel-Sareser, gran oficial del rey, y sus gentes enviaron una delegación para implorar la gracia del Señor

3. y para preguntar a los sacerdotes del templo del Señor todopoderoso y a los profetas lo siguiente: "¿Debo continuar guardando luto y ayunando el mes quinto como lo vengo haciendo tantos años?".

4. Entonces me fue dirigida esta palabra del Señor todopoderoso:

5. "Di a todo el pueblo de la tierra y a los sacerdotes: Cuando ayunabais y guardabais luto el quinto y el séptimo mes, ¿ayunabais por amor mío?

6. Y cuando comíais y bebíais, ¿no lo hacíais por vosotros?

7. ¿No conocéis las palabras que anunció el Señor por medio de los profetas de entonces, cuando Jerusalén estaba habitada, con sus ciudades de alrededor, y el Negueb y la Llanura estaban poblados?".

8. El Señor dirigió a Zacarías esta palabra:

9. "Esto dice el Señor todopoderoso: Practicad la justicia y la fidelidad, ejerced la piedad y la misericordia cada uno con su hermano.

10. No explotéis a la viuda y al huérfano, al emigrante y al pobre, y nadie piense en hacer mal a su hermano.

11. Pero ellos no quisieron atender, volvieron la espalda y se hicieron los sordos.

12. Endurecieron su corazón como el diamante para no escuchar la enseñanza y las palabras que el Señor todopoderoso inspiró a los profetas pasados. Entonces el Señor todopoderoso se irritó muchísimo.

13. Y sucedió que, así como él los llamaba y no quisieron escuchar, así también ellos clamaron y yo no los escuché, dice el Señor todopoderoso.

14. Los dispersé entre los pueblos a quienes no conocían, y la tierra quedó desolada después de su partida, de tal manera que nadie pasaba por ella. La tierra de delicias quedó convertida en desierto".




“A sua casa deve ser uma escada para o Céu”. São Padre Pio de Pietrelcina