1. Más vale pobre que vive honestamente que rico de proceder injusto.

2. Actuar sin reflexionar no es bueno, actuar con muchas prisas es una equivocación.

3. La insensatez del hombre tuerce su camino, y luego su corazón se irrita contra el Señor.

4. La riqueza atrae un gran número de amigos, pero el pobre pierde incluso a los suyos.

5. El testigo falso no quedará impune, quien profiere mentiras no escapará.

6. Muchos buscan los favores del hombre generoso, y todos son amigos del que da.

7. Al pobre hasta sus hermanos lo odian, con mayor razón sus amigos se alejan de él; busca las palabras y no las encuentra.

8. El que adquiere inteligencia se ama a sí mismo, el que obra con inteligencia encuentra la felicidad.

9. El testigo falso no quedará impune, quien profiere mentiras perecerá.

10. No cuadra al necio vivir con lujo, menos aún a un esclavo gobernar a los príncipes.

11. La cordura del hombre le hace ser paciente, su gloria es disimular las ofensas.

12. Como rugido de león es la cólera del rey, pero su favor es como rocío sobre hierba.

13. Un hijo necio es el tormento de su padre, y mujer pendenciera una gotera continua.

14. Casa y hacienda son la herencia de los padres, pero una mujer inteligente es un don del Señor.

15. La pereza hace caer en el sopor, la persona indolente pasará hambre.

16. El que guarda el precepto a sí mismo se guarda, el que desprecia la palabra morirá.

17. El que hace caridad al pobre presta al Señor, él le recompensará su obra.

18. Castiga a tu hijo mientras hay esperanza, pero no te excedas hasta matarlo.

19. Al hombre violento hay que castigarlo, porque si le perdonas le harás más violento.

20. Escucha el consejo y acepta la corrección para ser sabio en el futuro.

21. El hombre proyecta muchos planes, pero sólo se realiza el que quiere el Señor.

22. Lo que al hombre se le pide es lealtad; más vale un pobre que un mentiroso.

23. El temor del Señor conduce a la vida, se vive satisfecho y sin que visite la desgracia.

24. El perezoso mete su mano en el plato, y luego ni siquiera la lleva a su boca.

25. Castiga al insolente y el imprudente adquirirá prudencia, reprende al inteligente y comprenderá la ciencia.

26. El que maltrata al padre y echa de la casa a la madre es un hijo infame y degenerado.

27. Hijo mío, si dejas de escuchar la instrucción, te apartarás de las palabras de la ciencia.

28. Un testigo perverso se burla de la justicia, la boca de los criminales desborda de iniquidad.

29. Para los insolentes está listo el bastón, los golpes para las espaldas de los necios.



Livros sugeridos


“Nossa Senhora está sempre pronta a nos socorrer, mas por acaso o mundo a escuta e se emenda?” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.