1. Los hijos de Rubén y los hijos de Gad tenían grandes y numerosos rebaños. Cuando vieron que la tierra de Yazer y la de Galaad eran lugares muy aptos para la ganadería,

2. los hijos de Rubén y los hijos de Gad vinieron a Moisés, al sacerdote Eleazar y a los jefes de la comunidad, y les dijeron:

3. "Atarot, Dibón, Yazer, Nimrá, Jesbón, Elalé, Sebán, Nebo y Meón,

4. esta tierra que el Señor ha conquistado para los israelitas, es apropiada para la ganadería, y tus siervos son gente ganadera.

5. Si tus siervos han hallado gracia a tus ojos, danos en propiedad esta tierra y no nos hagas pasar el Jordán".

6. Moisés les respondió: "Mientras vuestros hermanos van al combate, ¿vosotros vais a quedaros aquí?

7. ¿Por qué desanimáis a los israelitas para que no pasen a la tierra que el Señor les da?

8. Así hicieron ya vuestros padres, cuando yo los envié a Cades a explorar la tierra.

9. Subieron hasta el valle de Escol y, después de haber visto la tierra, desanimaron a los israelitas para que no fuesen a la tierra que el Señor les daba.

10. De suerte que aquel día el Señor montó en cólera e hizo este juramento:

11. Los hombres que han salido de Egipto de veinte años para arriba no verán la tierra que con juramento prometí yo a Abrahán, Isaac y Jacob, porque no me han seguido con fidelidad, a

12. excepción de Caleb, hijo de Jefoné, el quenizita, y Josué, hijo de Nun, que han seguido los caminos del Señor sin desfallecer.

13. El Señor montó en cólera contra los israelitas y los hizo vagar durante cuarenta años por el desierto, hasta que desapareció enteramente aquella generación que había contrariado al Señor.

14. Y vosotros queréis seguir las huellas de vuestros padres, como engendro de raza pecadora, y encender todavía más la cólera del Señor contra Israel.

15. Porque si os negáis a seguirlo, él continuará manteniendo a Israel en el desierto y seréis causa de la ruina total del pueblo".

16. Entonces se acercaron a Moisés y le dijeron: "Nosotros levantaremos aquí apriscos para nuestros ganados y ciudades para nuestras familias.

17. Pero, al mismo tiempo, tomaremos también las armas e iremos delante de los israelitas hasta que los hayamos introducido en el lugar a ellos destinado. Nuestras familias quedarán en ciudades amuralladas, defendidas de los habitantes de esta tierra.

18. No volveremos a nuestras tierras hasta que los israelitas hayan tomado posesión de la heredad, cada uno de la suya.

19. Más aún; no queremos heredad alguna al otro lado del Jordán, ni más allá, puesto que nuestra heredad estará de este lado del Jordán, en la parte oriental".

20. Moisés les dijo: "Si cumplís vuestra palabra, si estáis prontos al combate a las órdenes del Señor

21. y si todos vuestros hombres de guerra pasan el Jordán a las órdenes del Señor hasta que hayan echado de su presencia todos sus enemigos,

22. entonces, una vez sometida la tierra al Señor, podréis volver y quedaréis exonerados ante el Señor y ante Israel, y este territorio será vuestra propiedad en presencia del Señor.

23. Pero si no obráis así, pecaréis contra el Señor, y sabed que vuestro pecado pesará sobre vosotros.

24. Construid ciudades para vuestras familias y apriscos para vuestros ganados, pero cumplid lo que habéis prometido".

25. Los hijos de Gad y los hijos de Rubén dijeron a Moisés: "Tus siervos harán cuanto mi señor les manda.

26. Nuestros niños, nuestras mujeres, nuestros rebaños y todos nuestros ganados quedarán aquí, en las ciudades de Galaad;

27. pero tus siervos, aptos para la guerra, irán a las órdenes del Señor para combatir tal como nos lo has mandado".

28. Entonces Moisés dio estas órdenes al sacerdote Eleazar, a Josué, hijo de Nun, y a los cabezas de familia de las tribus de Israel:

29. "Si los hijos de Gad y los hijos de Rubén, aptos para la guerra, pasan con vosotros el Jordán para combatir a las órdenes del Señor, una vez conquistada la tierra les daréis como herencia la tierra de Galaad.

30. Pero si no pasan con vosotros armados, se establecerán en medio de vosotros en la tierra de Canaán".

31. Los hijos de Gad y los hijos de Rubén respondieron: "Haremos lo que el Señor ha dicho a tus siervos.

32. Pasaremos armados a las órdenes del Señor a la tierra de Canaán, pero danos posesión de nuestra herencia a este lado del Jordán".

33. Moisés dio a los hijos de Gad, a los hijos de Rubén y a media tribu de Manasés, hijo de José, el reino de Sijón, rey de los amorreos; el reino de Og, rey de Basán; la tierra con sus ciudades y las ciudades fronterizas.

34. Los hijos de Gad edificaron Dibón, Atarot, Aroer,

35. Atarot-Sofán, Yazer, Yogbohá,

36. Bet-Nimrá y Bet-Harán, ciudades fuertes, y levantaron apriscos para sus ganados.

37. Los hijos de Rubén edificaron Jesbón, Elalé, Quiriat, Yerín,

38. Nebo y Baal Meón, cuyos nombres fueron cambiados, y Sibmá. Dieron nuevos nombres a las ciudades que habían edificado.

39. Los hijos de Maquir, hijo de Manasés, marcharon contra Galaad, la conquistaron y expulsaron a los amorreos que se encontraban allí.

40. Moisés dio Galaad a Maquir, hijo de Manasés, que se estableció allí.

41. Yaír, hijo de Manasés, marchó también y se apoderó de sus aduares, y los llamó Aduares de Yaír.

42. Nóbaj se apoderó de Quenat y de las ciudades de su jurisdicción, y la llamó con su propio nombre, Nóbaj.



Livros sugeridos


“Ouço interiormente uma voz que constantemente me diz: Santifique-se e santifique!” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.