1. Dijo también a sus discípulos: "Un hombre rico tenía un administrador que fue denunciado como malversador de bienes.

2. Entonces lo llamó y le dijo: ¿Qué es lo que oigo de ti? Dame cuenta de tu administración, porque quedas despedido.

3. Entonces el administrador se puso a pensar: ¿Qué voy a hacer, pues mi amo me quita la administración? Cavar, ya no puedo; mendigar, me da vergüenza.

4. Ya sé lo que voy a hacer, para que haya quien me reciba en su casa cuando no tenga la administración.

5. Llamó a todos los deudores de su amo, y preguntó al primero: ¿Cuánto debes a mi amo?

6. Él contestó: Cien barriles de aceite. Él le dijo: Toma tu recibo, siéntate y escribe cincuenta.

7. Luego dijo a otro: ¿Y tú cuánto debes? Él respondió: Cien fanegas de trigo. Él le dijo: Toma tu recibo y escribe ochenta.

8. El amo alabó al administrador infiel, porque había actuado con sagacidad. Pues los hijos del mundo son más sagaces en sus relaciones que los hijos de la luz.

9. Y yo os digo: Haceos amigos con el dinero injustamente adquirido, para que, cuando os falte, os reciban en las moradas eternas.

10. El que es fiel en lo poco lo es también en lo mucho, y el que es injusto en lo poco lo es también en lo mucho.

11. Si no habéis sido fieles con el dinero injustamente adquirido, ¿quién os confiará los bienes verdaderos?

12. Y si no habéis sido fieles en lo ajeno, ¿quién os dará lo que es vuestro?"

13. "Nadie puede servir a dos amos, porque odiará a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y al dinero".

14. Los fariseos, amigos del dinero, oían esto y se burlaban de él.

15. Y les dijo: "Vosotros presumís de justos delante de los hombres, pero Dios conoce vuestros corazones; porque lo que se estima tanto entre los hombres, no tiene valor alguno ante Dios.

16. La ley y los profetas llegan hasta Juan; desde entonces se anuncia el reino de Dios y todos se esfuerzan para entrar en él.

17. Es más fácil que pasen el cielo y la tierra que caiga una sola letra de la ley.

18. Todo el que se divorcia de su esposa y se casa con otra comete adulterio, y el que se casa con una mujer divorciada comete adulterio".

19. "Había un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba a diario espléndidamente.

20. Un pobre, llamado Lázaro, cubierto de úlceras, estaba sentado a la puerta del rico;

21. quería quitarse el hambre con lo que caía de la mesa del rico; hasta los perros se acercaban y le lamían sus úlceras.

22. Murió el pobre, y los ángeles le llevaron al seno de Abrahán. Murió también el rico, y lo enterraron.

23. Y estando en el infierno, entre torturas, levantó los ojos y vio a lo lejos a Abrahán, y a Lázaro a su lado.

24. Y gritó: Padre Abrahán, ten compasión de mí y envía a Lázaro para que moje en agua la yema de su dedo y refresque mi lengua, porque me atormentan estas llamas.

25. Abrahán repuso: Hijo, acuérdate que ya recibiste tus bienes durante la vida, y Lázaro, por el contrario, males. Ahora él está aquí consolado, y tú eres atormentado.

26. Y no es esto todo. Entre vosotros y nosotros hay un gran abismo, de tal manera que los que quieran ir de acá para allá no puedan, ni los de allí venir para acá.

27. El rico dijo: Entonces, padre, te ruego que le envíes a mi casa paterna,

28. pues tengo cinco hermanos, para que les diga la verdad y no vengan también ellos a este lugar de tormentos.

29. Abrahán respondió: Ya tienen a Moisés y a los profetas; ¡que los escuchen!

30. Pero él dijo: No, padre Abrahán; que si alguno de entre los muertos va a verlos, se arrepentirán.

31. Abrahán contestó: Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto".



Livros sugeridos


“Não se desencoraje, pois, se na alma existe o contínuo esforço de melhorar, no final o Senhor a premia fazendo nela florir, de repente, todas as virtudes como num jardim florido.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.