1. "Yo soy la vid verdadera y mi Padre el viñador.

2. Él corta todos los sarmientos que no dan fruto en mí, y limpia los que dan fruto para que den más.

3. Vosotros estáis ya limpios por la palabra que os he dicho.

4. Seguid unidos a mí, que yo lo seguiré estando con vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo si no está unido a la vid, así tampoco vosotros si no estáis unidos a mí.

5. Yo soy la vid, vosotros los sarmientos. El que permanece unido a mí y yo en él, da mucho fruto; porque sin mí no podéis hacer nada.

6. Al que no está unido a mí se lo echa fuera, como a los sarmientos, que se los amontona, se secan y se los prende fuego para que se quemen.

7. Si estáis unidos a mí y mis enseñanzas permanecen en vosotros, pedid todo lo que queráis y se os concederá".

8. "Mi Padre es glorificado si dais mucho fruto y sois mis discípulos.

9. Como el Padre me ama a mí, así os he amado yo; permaneced en mi amor.

10. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, como yo he guardado los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.

11. Os he dicho estas cosas para que mi alegría esté dentro de vosotros y vuestra alegría sea completa".

12. "Éste es mi mandamiento: amaos unos a otros como yo os he amado.

13. Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos.

14. Vosotros sois mis amigos si hacéis lo que os mando.

15. Ya no os llamo siervos, pues el siervo no sabe qué hace su señor; yo os he llamado amigos porque os he dado a conocer todas las cosas que he oído a mi Padre.

16. No me elegisteis vosotros a mí, sino yo a vosotros; y os designé para que vayáis y deis fruto y vuestro fruto permanezca, a fin de que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo conceda.

17. Esto os mando: amaos unos a otros".

18. "Si el mundo os odia, sabed que me ha odiado a mí antes que a vosotros.

19. Si fueseis del mundo, el mundo os amaría como cosa suya. Pero como no sois del mundo, pues yo os elegí y os saqué del mundo, por eso el mundo os odia.

20. Recordad que os he dicho: "El criado no es más que su amo". Si a mí me han perseguido, también os perseguirán a vosotros; y si han rechazado mi doctrina, también rechazarán la vuestra.

21. Todas estas cosas harán con vosotros por mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado".

22. "Si yo no hubiera venido ni les hubiera hablado, no tendrían culpa; pero ahora no tienen excusa para su pecado.

23. El que me odia a mí odia también a mi Padre.

24. Si no hubiera hecho ante ellos obras que nadie ha hecho, no tendrían culpa. Pero han visto esas obras y, a pesar de todo, me odian a mí y a mi Padre.

25. Para que se cumpla lo que está escrito en su ley: Me han odiado sin motivo.

26. Cuando venga el defensor, que yo os enviaré de parte del Padre, el Espíritu de la verdad, que procede del Padre, él dará testimonio de mí.

27. Y vosotros también lo daréis, porque estáis conmigo desde el principio".



Livros sugeridos


“Imitemos o coração de Jesus, especialmente na dor, e assim nos conformaremos cada vez mais e mais com este coração divino para que, um dia, lá em cima no Céu, também nós possamos glorificar o Pai celeste ao lado daquele que tanto sofreu”. São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.