1. Ved que el Señor devasta la tierra, la arrasa y trastorna su faz y dispersa a sus habitantes:

2. sacerdote igual que laico, esclavo lo mismo que señor, esclava y señora, comprador y vendedor, prestamista y rentero, acreedor y deudor.

3. Devastada será, devastada la tierra, totalmente saqueada, porque el Señor así lo ha decretado.

4. La tierra está de luto, maldita; mustio y marchito el universo, cielo y tierra marchitos.

5. La tierra ha sido profanada bajo los pies de sus habitantes, porque han transgredido la ley y olvidado el precepto; han roto la alianza eterna.

6. Por eso la maldición devora la tierra, y sus habitantes sufren los efectos; por eso los habitantes de la tierra se consumen, y sólo quedan unos pocos hombres.

7. Se ha agotado el vino, se ha marchitado la viña; gimen todos los que tenían el corazón alegre.

8. Ha cesado la alegría de los tambores, ha acabado el bullicio de las fiestas, ha terminado el son de las cítaras.

9. Ya no se bebe vino entre los cánticos, amarga el licor hasta a los bebedores.

10. En ruinas está la ciudad del vacío, cerrada la entrada en toda casa.

11. Gritos hay por las calles por la falta de vino, ha desaparecido toda alegría, ha huido del país el júbilo.

12. No queda más que desolación en la ciudad; la puerta está hecha pedazos.

13. Porque sucede en la tierra, entre los pueblos, como en el vareo de la aceituna, como en la rebusca de racimos después de la vendimia.

14. Ellos alzan su voz, gritan de júbilo; la gloria del Señor aclaman desde el lado del mar.

15. También desde oriente glorifican al Señor; en las islas del mar, el nombre del Señor, Dios de Israel.

16. Desde el extremo de la tierra cánticos oímos: ¡Gloria al justo! Pero yo he dicho: Se acabó, se acabó, ¡ay de mí! Los violentos hacen violencia, los violentos violentamente hacen violencia.

17. ¡Terror, fosa y red sobre ti, habitante de la tierra!

18. El que escape al grito del terror caerá en la fosa, y el que escape de la fosa quedará preso en la red; pues las esclusas de allá arriba se abrirán y se conmoverán los cimientos de la tierra.

19. Sí, la tierra está sacudida; la tierra estallará, se agrietará; la tierra temblará, vacilará;

20. la tierra se tambaleará como un borracho, cabeceará como un tugurio; su iniquidad la oprimirá, y caerá para no volver a levantarse.

21. Aquel día el Señor visitará a las milicias del cielo allá en lo alto; y aquí abajo, a los reyes de la tierra.

22. Y serán reunidos, encarcelados en un calabozo, recluidos en prisión, y al cabo de muchos días castigados.

23. La luna enrojecerá, se avergonzará el sol; porque el Señor omnipotente reinará en el monte Sión, en Jerusalén, y ante sus ancianos brillará su gloria.



Livros sugeridos


“Nossa Senhora recebeu pela inefável bondade de Jesus a força de suportar até o fim as provações do seu amor. Que você também possa encontrar a força de perseverar com o Senhor até o Calvário!” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.