1. Demetrio, al enterarse de la muerte de Nicanor y de la derrota de su ejército, decidió mandar a Judea otra vez a Báquides y Alcimo como jefes del ala derecha de su ejército.

2. Éstos tomaron el camino de Galilea y acamparon en Mesalot de Arbela, se apoderaron de ella y mataron a muchos de sus habitantes.

3. En el primer mes del año 152 acamparon frente a Jerusalén;

4. y veinte mil hombres de infantería y dos mil de caballería se dirigieron a Berea.

5. Judas tenía su campamento en Elasa con tres mil hombres selectos.

6. Pero cuando los suyos vieron a aquel gran número de enemigos, se llenaron de miedo y muchos huyeron del campo, quedando sólo ochocientos hombres.

7. Judas, viendo la dispersión de su ejército cuando era inminente la lucha, se sintió profundamente apenado, pues no tenía tiempo para volverlos a juntar.

8. Desalentado, habló a los que quedaban: "¡Luchemos contra nuestros enemigos; quizá podamos vencerlos!".

9. Ellos le respondieron: "No podremos; ahora tratemos de salvarnos; volveremos más tarde con nuestros hermanos, y entonces lucharemos; ahora somos demasiado pocos".

10. Pero Judas les contestó: "Jamás haré semejante cosa: huir delante de ellos. Si ha llegado nuestra hora, muramos valientemente por nuestros hermanos sin manchar nuestra gloria".

11. El ejército enemigo salió del campo y le hizo frente con la caballería dividida en dos alas; los hombres y los arqueros, todos valientes, avanzaban a la cabeza del ejército como fuerza de choque. Báquides iba en el ala derecha.

12. El ejército, dividido en dos partes, avanzaba al sonido de las trompetas.

13. La tierra temblaba por el estruendo de los ejércitos. El combate se entabló a la mañana y duró hasta la tarde.

14. Judas se dio cuenta de que Báquides y la parte más fuerte del ejército estaban en la derecha, y, juntándose con los más decididos,

15. derrotó el ala derecha y la persiguió hasta los montes de Azara.

16. Los del ala izquierda, viendo la derrota del ala derecha, siguieron por la espalda a Judas y a los suyos.

17. Fue una lucha encarnizada, cayendo muchos de una y otra parte.

18. También cayó Judas; los demás huyeron.

19. Jonatán y Simón recogieron a su hermano y lo enterraron en la tumba de sus padres, en Modín.

20. Todo el pueblo de Israel le guardó luto y lo lloró durante mucho tiempo, repitiendo la lamentación:

21. "¡Cómo ha caído el héroe, el salvador de Israel!".

22. El resto de la historia de Judas, sus guerras, las hazañas por él realizadas y sus timbres de gloria no han sido escritos; son demasiado numerosos.

23. Después de la muerte de Judas aparecieron de nuevo los criminales en todo el territorio de Israel y levantaron la cabeza los autores de la iniquidad.

24. Hubo por entonces una gran carestía, hasta el punto de parecer que la tierra se puso de su parte.

25. Entonces Báquides escogió hombres malvados para gobernar el país.

26. Éstos hacían averiguaciones y pesquisas para descubrir a los amigos de Judas, llevándolos luego a Báquides, que los castigaba y se burlaba de ellos.

27. Hubo una opresión tal en Israel como no se había conocido desde que no había profetas.

28. Los amigos de Judas se reunieron y dijeron a Jonatán:

29. "Desde la muerte de tu hermano Judas, no ha surgido nadie semejante a él, capaz de enfrentarse a nuestros enemigos, a Báquides y a cuantos odian nuestra nación.

30. Te elegimos a ti para ocupar su puesto como nuestro jefe y guía en la batalla emprendida".

31. Jonatán tomó el mando y sucedió a su hermano Judas.

32. Báquides lo supo y trató de matarlo.

33. Jonatán, su hermano Simón y los que lo acompañaban se enteraron, huyeron al desierto de Técoa y acamparon junto a la cisterna de Asfar.

34. Informaron de esto a Báquides en día de sábado, y él y su ejército atravesaron rápidamente el Jordán.

35. Jonatán envió a su hermano, que iba al frente de la comitiva, a rogar a sus amigos los nabateos que les permitieran dejarles en depósito todo el bagaje, que era mucho.

36. Pero los descendientes de Jambrí salieron de Madaba, capturaron a Juan con todo el bagaje y se fueron con ello.

37. Después de esto anunciaron a Jonatán y a Simón, su hermano, que los descendientes de Jambrí estaban celebrando una boda solemne y que llevaban desde Madaba, con gran pompa, a la novia, hija de uno de los más ilustres personajes de Canaán.

38. Entonces se acordaron de su hermano Juan y se escondieron en el recodo del monte.

39. Levantaron la vista y vieron, en medio de un rumor confuso, un cortejo numeroso, el esposo, sus amigos y hermanos, que avanzaban hacia ellos con tamboriles, instrumentos musicales y rica armadura.

40. Los judíos salieron de su escondite, se precipitaron sobre ellos y los mataron. Hubo muchas víctimas; otros huyeron al monte; ellos se apoderaron de todo lo que llevaban.

41. Así la boda se convirtió en luto y el alegre son de la música en lamentaciones.

42. Se vengaron de su hermano y se volvieron a la ribera pantanosa del Jordán.

43. Báquides se enteró de esto y llegó en día de sábado a las riberas del Jordán.

44. Jonatán entonces habló así a los suyos: "¡Ánimo! Luchemos por nuestras vidas, pues hoy no es como ayer o anteayer.

45. Tenemos al enemigo delante y a nuestra espalda; aquí y allí están las aguas del Jordán, terreno pantanoso, bosque; no hay salida.

46. Clamad, pues, al cielo para que nos libre de nuestros enemigos".

47. Se trabó la batalla, y Jonatán alargó la mano para herir a Báquides, pero éste le esquivó echándose hacia atrás.

48. Entonces Jonatán y los suyos salvaron el Jordán atravesándolo a nado; sus enemigos no los siguieron.

49. Aquel día cayeron unos mil hombres de Báquides.

50. Báquides volvió a Jerusalén y se puso a construir plazas fuertes en Judea, las fortalezas de Jericó, Emaús, Bejorón, Betel, Tamnata, Faratón y Tefón, con altas murallas y puertas con cerrojos,

51. dejando en cada una una guarnición para hostigar a Israel.

52. También fortificó las ciudades de Bet Sur y Guézer y la ciudadela, dejando en ellas soldados y depósitos de víveres.

53. Tomó, finalmente, a los hijos de los jefes del país como rehenes y los puso bajo vigilancia en la ciudadela de Jerusalén.

54. El año 153, en el segundo mes, Alcimo mandó derribar el muro del atrio interior del templo, destruyendo así la obra de los profetas. Ya se había comenzado a demoler,

55. cuando Alcimo tuvo un ataque y quedaron suspendidas las obras. Se le cerró la boca y quedó paralizada, de modo que no podía hablar ni dar órdenes en su casa.

56. Alcimo murió en medio de grandes sufrimientos.

57. Báquides, viendo que Alcimo había muerto, regresó a la corte real. El país tuvo paz durante dos años.

58. Entonces todos los criminales tomaron esta resolución: "Jonatán y los suyos viven en paz, sin temor alguno. Hagamos venir a Báquides, y nos haremos con todos en una sola noche",

59. y fueron a deliberar con él.

60. Báquides se puso en camino con un ejército numeroso. Mandó clandestinamente cartas a sus partidarios de Judea para que prendiesen a Jonatán y a los suyos; pero no tuvo éxito, porque fueron descubiertos sus planes.

61. Jonatán y los suyos apresaron a cincuenta hombres del país, cabecillas de la conjura, y los mataron.

62. Jonatán y Simón se retiraron con los suyos a Betbasí, en el desierto, repararon las ruinas y la fortificaron.

63. Apenas lo supo Báquides, reunió toda su gente y avisó a todos sus partidarios de Judea.

64. Llegó a Betbasí, la sitió durante varios días y emplazó máquinas de guerra.

65. Jonatán dejó en la ciudad a su hermano Simón, y salió por la región con un puñado de hombres.

66. Derrotó a Odomera, a sus hermanos y a los hijos de Fasirón en sus tiendas; estos primeros golpes le sirvieron de refuerzo.

67. Simón y los suyos salieron de la ciudad e incendiaron las máquinas.

68. Atacaron a Báquides, que fue derrotado, y cayó en un profundo abatimiento, porque no habían resultado ni sus planes ni su expedición.

69. Se enfureció grandemente contra los criminales que le habían aconsejado venir al país, mató a muchos y decidió volver a su tierra.

70. Jonatán lo supo, y le envió emisarios para hacer con él un tratado de paz y canjear prisioneros.

71. Él aceptó, prometió lealtad a las propuestas y juró no hacerle daño alguno durante su vida.

72. Después de restituir a los prisioneros capturados en Judea, retornó a su tierra y no volvió más a Judea.

73. Así hubo paz en Israel, y Jonatán fijó su residencia en Micmás, donde comenzó a gobernar al pueblo y a exterminar a la gente perversa de Israel.



Livros sugeridos


“Comunguemos com santo temor e com grande amor.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.