1. Por entonces Judá se separó de sus hermanos y se fue a casa de un adulamita, llamado Jirá.

2. Allí vio a la hija de un cananeo llamado Súa, la tomó por mujer y vivió con ella.

3. Ésta concibió y dio a luz un hijo, al que llamó Er.

4. Concibió de nuevo y dio a luz otro hijo, al que llamó Onán.

5. Volvió a concebir y dio a luz un tercer hijo, al que llamó Selá. Estaba en Quezib cuando dio a luz.

6. Judá tomó una mujer para su primogénito, Er. Se llamaba Tamar.

7. Pero Er, primogénito de Judá, desagradó al Señor, que le quitó la vida.

8. Judá dijo a Onán: "Cásate con la viuda de tu hermano, cumpliendo con ella tu deber de cuñado, y suscita descendencia a tu hermano".

9. Onán sabía que los hijos no serían suyos, y cada vez que se unía a la viuda de su hermano derramaba en tierra el semen para no dar hijos a su hermano.

10. Desagradó al Señor lo que hacía, y le hizo morir.

11. Entonces Judá dijo a su nuera: "Vuelve como viuda a la casa de tu padre, hasta que se haga mayor mi hijo Selá". Él se decía: "No sea que muera también él como sus hermanos". Tamar volvió a casa de su padre.

12. Fueron pasando los días, y la hija de Súa, la mujer de Judá, murió. Cuando terminó el duelo por ella, Judá subió con su amigo Jirá, el adulamita, al esquileo de su ganado a Timná.

13. Y se lo fueron a decir a Tamar: "Tu suegro sube a Timná al esquileo de las ovejas".

14. Entonces ella se quitó sus vestidos de viuda, se cubrió con un velo y, disfrazada, se sentó a la entrada de Enáyim, junto al camino de Timná, pues veía que Selá había crecido y no se había casado con ella.

15. Judá la vio y la tomó por una prostituta, pues había cubierto su rostro.

16. Se apartó del camino hacia ella y le dijo: "Déjame hacer el amor contigo". No sabía que era su nuera. Ella le respondió: "¿Qué me vas a dar por hacer el amor conmigo?".

17. Y él le dijo: "Te mandaré un cabrito del rebaño". Pero ella repuso: "Bien, pero me has de dar una prenda hasta que lo mandes".

18. Él preguntó: "¿Qué prenda quieres?". Y ella respondió: "Tu sello, el cordón del que cuelga y el bastón que llevas en la mano". Él se los dio, hizo el amor con ella y la dejó embarazada.

19. Luego ella se levantó y se fue. Se quitó el velo y volvió a ponerse la ropa de viuda.

20. Judá mandó el cabrito por medio de su amigo el adulamita, para recoger las prendas de mano de la mujer, pero éste no la encontró.

21. Preguntó a las gentes del lugar: "¿Dónde está la prostituta que estaba en Enáyim junto al camino?". Y ellos le respondieron: "Jamás hubo aquí ninguna prostituta".

22. Él volvió y le dijo a Judá: "No la he encontrado, e incluso las gentes del lugar me han dicho que nunca ha habido allí prostituta alguna".

23. Judá repuso: "Que se quede con ello, para que no se burle de nosotros. Yo le he mandado el cabrito y tú no la has encontrado".

24. Unos tres meses después le contaron a Judá: "Tu nuera Tamar se ha prostituido y ha quedado encinta". Judá dijo: "Que sea sacada y quemada".

25. Cuando ya la iban a sacar, mandó a decir a su suegro: "Yo he quedado encinta del hombre a quien pertenece todo esto. Mira, por favor, de quién son este sello, este cordón y este bastón".

26. Judá los examinó y dijo: "Ella es más justa que yo, porque yo no le he dado por esposo a mi hijo Selá". Y ya no volvió a tener relaciones con ella.

27. Cuando llegó el tiempo del parto, resultó que había gemelos en su vientre.

28. Y mientras los daba a luz, uno de ellos sacó la mano, y la partera la agarró y ató a ella un hilo de grana, diciendo: "Éste salió el primero".

29. Pero sucedió que retiró la mano, y fue su hermano el que salió el primero. Ella dijo: "¡Vaya brecha que te has abierto!". Y lo llamó Fares.

30. Después salió el otro, que tenía en la mano el hilo de grana, y lo llamó Zéraj.



Livros sugeridos


“Meu Deus, perdoa-me. Nunca Te ofereci nada na minha vida e, agora, por este pouco que estou sofrendo, em comparação a tudo o que Tu sofreste na Cruz, eu reclamo injustamente!” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.