1. Al principio Dios creó el cielo y la tierra.

2. La tierra era soledad y caos, y las tinieblas cubrían el abismo; y el espíritu de Dios aleteaba sobre las aguas.

3. Dios dijo: "Haya luz", y hubo luz.

4. Vio Dios que la luz era buena, y la separó de las tinieblas;

5. y llamó a la luz día, y a las tinieblas noche. Hubo así tarde y mañana: día primero.

6. Y Dios dijo: "Haya un firmamento entre las aguas, que separe las unas de las otras"; y así fue:

7. Dios hizo el firmamento, separando por medio de él las aguas que hay debajo de las que hay sobre él.

8. Dios llamó al firmamento cielo. Hubo tarde y mañana: día segundo.

9. Dios dijo: "Reúnanse en un solo lugar las aguas inferiores y aparezca lo seco"; y así fue.

10. Dios llamó a lo seco tierra, y a la masa de las aguas llamó mares. Vio Dios que esto estaba bien.

11. Dios dijo: "Produzca la tierra vegetación: plantas con semilla de su especie y árboles frutales que den sobre la tierra frutos que contengan la semilla de su especie"; y así fue.

12. La tierra produjo vegetación: plantas con semilla de su especie y árboles frutales que contienen la semilla propia de su especie. Vio Dios que esto estaba bien.

13. Hubo tarde y mañana: día tercero.

14. Dios dijo: "Haya lumbreras en el firmamento que separen el día de la noche, sirvan de signos para distinguir las estaciones, los días y los años,

15. y luzcan en el firmamento del cielo para iluminar la tierra". Y así fue:

16. Dios hizo dos lumbreras grandes, la mayor para gobierno del día, y la menor para gobierno de la noche, y las estrellas.

17. Dios las puso en el firmamento del cielo para iluminar la tierra,

18. regular el día y la noche y separar la luz de las tinieblas. Vio Dios que esto estaba bien.

19. Hubo tarde y mañana: día cuarto.

20. Dios dijo: "Pulule en las aguas un hormigueo de seres vivientes y revoloteen las aves por encima de la tierra y cara al firmamento del cielo".

21. Dios creó los grandes monstruos marinos, todos los seres vivientes que se mueven y pululan en las aguas según su especie, y el mundo volátil según su especie. Vio Dios que esto estaba bien.

22. Dios los bendijo diciendo: "Sed fecundos, multiplicaos y llenad las aguas del mar, y multiplíquense las aves sobre la tierra".

23. Hubo tarde y mañana: día quinto.

24. Dios dijo: "Produzca la tierra animales vivientes según su especie: ganados, reptiles y bestias salvajes según su especie". Y así fue.

25. Dios hizo las bestias de la tierra, los ganados y los reptiles campestres, cada uno según su especie. Vio Dios que esto estaba bien.

26. Dios dijo: "Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza. Domine sobre los peces del mar, las aves del cielo, los ganados, las fieras campestres y los reptiles de la tierra".

27. Dios creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios los creó, macho y hembra los creó.

28. Dios los bendijo y les dijo: "Sed fecundos y multiplicaos, poblad la tierra y sometedla; dominad sobre los peces del mar, las aves del cielo y cuantos animales se mueven sobre la tierra".

29. Y añadió: "Yo os doy toda planta sementífera que hay sobre la superficie de la tierra y todo árbol que da fruto conteniendo simiente en sí. Ello será vuestra comida.

30. A todos los animales del campo, a las aves del cielo y a todos los reptiles de la tierra, a todo ser viviente, yo doy para comida todo herbaje verde". Y así fue.

31. Vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que todo estaba muy bien. Hubo tarde y mañana: día sexto.






“Quanto maiores forem os dons, maior deve ser sua humildade, lembrando de que tudo lhe foi dado como empréstimo.”(Pe Pio) São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.