1. Al principio Dios creó el cielo y la tierra.

2. La tierra era soledad y caos, y las tinieblas cubrían el abismo; y el espíritu de Dios aleteaba sobre las aguas.

3. Dios dijo: "Haya luz", y hubo luz.

4. Vio Dios que la luz era buena, y la separó de las tinieblas;

5. y llamó a la luz día, y a las tinieblas noche. Hubo así tarde y mañana: día primero.

6. Y Dios dijo: "Haya un firmamento entre las aguas, que separe las unas de las otras"; y así fue:

7. Dios hizo el firmamento, separando por medio de él las aguas que hay debajo de las que hay sobre él.

8. Dios llamó al firmamento cielo. Hubo tarde y mañana: día segundo.

9. Dios dijo: "Reúnanse en un solo lugar las aguas inferiores y aparezca lo seco"; y así fue.

10. Dios llamó a lo seco tierra, y a la masa de las aguas llamó mares. Vio Dios que esto estaba bien.

11. Dios dijo: "Produzca la tierra vegetación: plantas con semilla de su especie y árboles frutales que den sobre la tierra frutos que contengan la semilla de su especie"; y así fue.

12. La tierra produjo vegetación: plantas con semilla de su especie y árboles frutales que contienen la semilla propia de su especie. Vio Dios que esto estaba bien.

13. Hubo tarde y mañana: día tercero.

14. Dios dijo: "Haya lumbreras en el firmamento que separen el día de la noche, sirvan de signos para distinguir las estaciones, los días y los años,

15. y luzcan en el firmamento del cielo para iluminar la tierra". Y así fue:

16. Dios hizo dos lumbreras grandes, la mayor para gobierno del día, y la menor para gobierno de la noche, y las estrellas.

17. Dios las puso en el firmamento del cielo para iluminar la tierra,

18. regular el día y la noche y separar la luz de las tinieblas. Vio Dios que esto estaba bien.

19. Hubo tarde y mañana: día cuarto.

20. Dios dijo: "Pulule en las aguas un hormigueo de seres vivientes y revoloteen las aves por encima de la tierra y cara al firmamento del cielo".

21. Dios creó los grandes monstruos marinos, todos los seres vivientes que se mueven y pululan en las aguas según su especie, y el mundo volátil según su especie. Vio Dios que esto estaba bien.

22. Dios los bendijo diciendo: "Sed fecundos, multiplicaos y llenad las aguas del mar, y multiplíquense las aves sobre la tierra".

23. Hubo tarde y mañana: día quinto.

24. Dios dijo: "Produzca la tierra animales vivientes según su especie: ganados, reptiles y bestias salvajes según su especie". Y así fue.

25. Dios hizo las bestias de la tierra, los ganados y los reptiles campestres, cada uno según su especie. Vio Dios que esto estaba bien.

26. Dios dijo: "Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza. Domine sobre los peces del mar, las aves del cielo, los ganados, las fieras campestres y los reptiles de la tierra".

27. Dios creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios los creó, macho y hembra los creó.

28. Dios los bendijo y les dijo: "Sed fecundos y multiplicaos, poblad la tierra y sometedla; dominad sobre los peces del mar, las aves del cielo y cuantos animales se mueven sobre la tierra".

29. Y añadió: "Yo os doy toda planta sementífera que hay sobre la superficie de la tierra y todo árbol que da fruto conteniendo simiente en sí. Ello será vuestra comida.

30. A todos los animales del campo, a las aves del cielo y a todos los reptiles de la tierra, a todo ser viviente, yo doy para comida todo herbaje verde". Y así fue.

31. Vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que todo estaba muy bien. Hubo tarde y mañana: día sexto.






“Tenhamos sempre horror ao pecado mortal e nunca deixemos de caminhar na estrada da santa eternidade.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.