1. El Señor me dijo:

2. "Hijo de hombre, propón un enigma y cuenta una parábola a la casa de Israel.

3. Les dirás: Esto dice el Señor: El águila grande, de las grandes alas, de enormes plumas, de espeso plumaje abigarrado, vino al Líbano y cortó la copa de un cedro;

4. arrancó la punta de sus ramas, la llevó al país de los mercaderes y la puso en una ciudad de comerciantes.

5. Luego tomó un brote del país y lo puso en un campo preparado; lo colocó junto a aguas generosas, lo plantó como un sauce

6. y germinó y se hizo una vid desbordante, de poca altura; sus sarmientos tiraban hacia el águila y sus raíces estaban bajo ella. Se hizo una vid, echó ramas, multiplicó los sarmientos.

7. Había también otra águila grande, de largas alas y espeso plumaje. Y he aquí que esta vid tendió sus raíces hacia ella, hacia ella alargó sus sarmientos, para que la regase más que la tierra donde estaba plantada.

8. En buen terreno, junto a aguas generosas estaba plantada, para echar pámpanos y dar fruto, para hacerse una vid exuberante.

9. Di: Esto dice el Señor Dios: ¿Podrá prosperar? ¿No arrancará sus raíces el águila, hará caer sus frutos y se secará? Sí, se secarán sus brotes tiernos y no hará falta gran esfuerzo ni pueblo numeroso para arrancarla de raíz.

10. Miradla, está plantada; ¿podrá prosperar? O al soplar el viento del este, ¿no se secará? En el mismo suelo en que germinó se secará".

11. El Señor me dijo:

12. "Di a esta raza rebelde: ¿No sabéis lo que significa todo esto? Diles: Mirad, el rey de Babilonia llegó a Jerusalén, tomó a su rey y a sus príncipes y los llevó a Babilonia.

13. Después escogió uno de estirpe real e hizo con él un pacto. Le obligó bajo juramento y se llevó a los magnates del país,

14. a fin de que quedase un reino humilde que no pudiese sublevarse de nuevo, sino que guardase su pacto para poder subsistir.

15. Pero éste se ha rebelado contra él enviando sus mensajeros a Egipto en busca de caballos y hombres en abundancia. ¿Podrá tener éxito? ¿Podrá librarse quien hizo tales cosas? El que ha quebrantado un pacto, ¿podrá escapar?

16. Vivo yo, dice el Señor Dios, que en el país del rey que le había dado el trono, cuyo juramento ha despreciado y cuyo pacto ha roto, allí, en Babilonia, morirá.

17. No le apoyará el Faraón en la guerra con grandes fuerzas ni muchos hombres cuando se levanten terraplenes y se construyan baluartes de asedio para exterminar a muchas personas.

18. Ha despreciado el juramento, ha roto el pacto; después de haber dado su mano, ha hecho todo esto. No tendrá remedio.

19. Por tanto, esto dice el Señor Dios: Le juro que el juramento mío que ha menospreciado, mi pacto que ha roto haré que recaiga sobre su cabeza.

20. Extenderé sobre él mi red y quedará preso en mi redada. Lo llevaré a Babilonia y allí le pediré cuentas de la infidelidad cometida contra mí.

21. Los mejores soldados de todos sus escuadrones caerán a espada, y los que queden serán esparcidos a todos los vientos; y sabréis que yo, el Señor, he hablado".

22. Esto dice el Señor Dios: "También yo tomaré la copa de un alto cedro y la plantaré; de la punta de sus ramas tomaré un ramo y lo plantaré yo mismo en un monte muy alto,

23. en el monte sublime de Israel lo plantaré; echará ramas y dará frutos y se hará un magnífico cedro. Bajo él habitarán toda clase de pájaros, toda clase de aves morará a la sombra de sus ramas.

24. Y sabrán todos los árboles del bosque que yo, el Señor, humillo al árbol elevado y exalto al árbol humilde, hago secarse el árbol verde y reverdecer el árbol seco. Yo, el Señor, lo he dicho y lo haré".



Livros sugeridos


“O amor e o temor devem sempre andar juntos. O temor sem amor torna-se covardia. São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.