1. El Señor me dirigió la palabra y me dijo:

2. "Hijo de hombre, ¿en qué supera el leño de la vid al leño de cualquier otro árbol del bosque?

3. ¿Acaso se toma de esta madera para hacer algún trabajo o se hace de él alguna estaca para colgar un objeto?

4. No, se echa al fuego para que lo consuma: el fuego consume sus dos extremos, y el centro queda quemado; ¿acaso es útil todavía para alguna obra?

5. Ya cuando estaba intacto no se podía hacer nada con él; pues, ¿se podrá hacer algo con él después que el fuego lo ha quemado y consumido?

6. Por tanto, esto dice el Señor Dios: lo mismo que el leño de la vid entre los árboles del bosque, al cual he entregado como pasto al fuego, así trataré a los habitantes de Jerusalén.

7. He vuelto contra ellos mi rostro. Del fuego han escapado, pero otro fuego los devorará. Y sabréis que yo soy el Señor, cuando vuelva mi rostro contra ellos.

8. Convertiré el país en un desierto por los delitos que han cometido", dice el Señor Dios.



Livros sugeridos


“Onde há mais sacrifício, há mais generosidade.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.