1. "Harás también un altar para quemar en él el incienso. Lo harás de madera de acacia.

2. Será de medio metro de largo por medio de ancho, o sea cuadrado, y un metro de alto. Sus cuernos formarán un solo cuerpo con el altar.

3. Lo recubrirás de oro puro: su mesa, sus lados todo alrededor y sus cuernos. Alrededor de él harás una moldura de oro.

4. Le harás dos anillos de oro por debajo de la moldura, a sus dos flancos, para pasar por ellos las barras con que será transportado.

5. Éstas las harás de madera de acacia, que recubrirás de oro.

6. Pondrás el altar delante del velo que oculta el arca del testimonio, frente al propiciatorio que está sobre el testimonio, donde yo me encontraré contigo.

7. En él quemará Aarón el incienso; lo quemará todas las mañanas al preparar las lámparas,

8. y todas las tardes al ponerlas sobre el candelabro, como perfume diario ante el Señor, de generación en generación.

9. No me ofrecerás sobre él perfume profano, ni holocausto, ni ofrendas de vino derramado.

10. Sobre sus cuernos Aarón hará el rito de absolución una vez al año; con la sangre del sacrificio del gran perdón hará el rito de absolución. Y así de generación en generación. Este altar será santísimo para el Señor".

11. El Señor dijo a Moisés:

12. "Cuando cuentes a los israelitas para hacer su censo, cada uno de los sujetos a él ofrecerá al Señor un rescate por su persona en el momento de hacer el censo, para que no venga sobre ellos plaga alguna durante el censo.

13. Esto es lo que ofrecerá todo sujeto a censo: cinco gramos de plata, según el peso del santuario, como tributo al Señor.

14. Todos los censados de veinte años para arriba darán este tributo al Señor.

15. Ni el rico pagará más ni el pobre menos al pagar el tributo al Señor en rescate de vuestras vidas.

16. Tomarás el dinero del rescate de los israelitas y lo emplearás en servicio de la tienda de la reunión, para que les sirva como recuerdo ante el Señor del rescate de sus vidas".

17. El Señor dijo a Moisés:

18. "Harás una pila de bronce, con su pie también de bronce, para las abluciones. La pondrás entre la tienda de la reunión y el altar, y la llenarás de agua,

19. con la cual Aarón y sus hijos se lavarán las manos y los pies.

20. Se lavarán cuando entren en la tienda de la reunión y cuando se acerquen al altar para ejercer sus funciones, para quemar víctimas en honor del Señor, a fin de que no mueran.

21. Se lavarán las manos y los pies, y no morirán. Esto será una ley perpetua para ellos, Aarón y sus hijos, de generación en generación".

22. El Señor dijo a Moisés:

23. "Procúrate aromas: seis kilos de mirra pura; la mitad, o sea tres, de cinamomo aromático, y otros tres de caña aromática;

24. seis kilos de casia, según el peso del santuario, y cuatro litros y medio de aceite de oliva.

25. Con todo ello harás el óleo para la unción sagrada, un perfume aromático, trabajo de perfumista. Será el óleo para la unción sagrada.

26. Con él ungirás la tienda de la reunión y el arca del testimonio,

27. la mesa con todos sus utensilios, el candelabro con todos sus utensilios, el altar de los perfumes,

28. el altar de los holocaustos con todo su instrumental y la pila con su pie.

29. Santificadas así todas las cosas, serán santísimas, y todo cuanto las toque quedará santificado.

30. Con él ungirás a Aarón y a sus hijos y los consagrarás para que me sirvan como sacerdotes.

31. Y dirás a los israelitas: Así será el óleo de la unción sagrada para mí, de generación en generación.

32. No será derramado sobre el cuerpo de hombre alguno ni copiaréis su receta; será cosa sagrada y como tal lo trataréis.

33. El que componga otro según esta receta o lo derrame sobre persona profana, será extirpado de su pueblo".

34. El Señor dijo a Moisés: "Procúrate aromas: resina, ámbar, gálbano perfumado e incienso puro, en partes iguales.

35. Harás con ellos un incienso perfumado, trabajo de perfumista, salado, puro y santo.

36. Pulverizarás una parte y lo pondrás delante del testimonio, en la tienda de la reunión, donde yo me encontraré contigo. Será para vosotros cosa santísima.

37. No haréis para vosotros un perfume semejante a éste; será para vosotros cosa consagrada al Señor.

38. El que haga otro según esta receta para perfumarse será extirpado de su pueblo".



Livros sugeridos


“O Senhor sempre orienta e chama; mas não se quer segui-lo e responder-lhe, pois só se vê os próprios interesses. Às vezes, pelo fato de se ouvir sempre a Sua voz, ninguém mais se apercebe dela; mas o Senhor ilumina e chama. São os homens que se colocam na posição de não conseguir mais escutar.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.