1. Quien presta al prójimo hace obra de misericordia, y quien le sostiene con su mano guarda los mandamientos.

2. Presta al prójimo en su necesidad, y devuelve a tiempo lo prestado.

3. Mantén tu palabra, sé fiel con él, y en todas tus necesidades hallarás lo que precisas.

4. Para muchos el préstamo es una ganga, y ponen en aprieto a quien les ayudó.

5. Antes de recibir besan la mano del prójimo, elogian humildes su riqueza; pero a la hora de la devolución dan largas, responden con palabras de excusa y echan la culpa al tiempo.

6. Cuando pagan, el prestamista apenas recibirá la mitad, y podrá estimarlo una suerte. Y si no puede pagar, le dejará sin su dinero y se habrá granjeado de balde un enemigo, que le devolverá maldiciones e insultos, y en vez de honra, ultrajes.

7. Por esto muchos se niegan a prestar, pues temen ser robados de balde.

8. Sin embargo, sé generoso con el humilde y no le hagas esperar tu limosna.

9. Por obedecer al precepto acoge al pobre, en su indigencia no le despidas con las manos vacías.

10. Consiente en perder dinero por un hermano y un amigo, no lo dejes enmohecerse debajo de una piedra.

11. Dispón de tu tesoro según los preceptos del altísimo, y te aprovechará más que el oro.

12. Encierra la limosna en tus graneros, y ésta te librará de toda desgracia.

13. Más que fuerte escudo y poderosa lanza luchará por ti frente al enemigo.

14. El hombre bueno fía al prójimo, y el que perdió la vergüenza lo abandona.

15. No olvides los beneficios de tu fiador, pues expone su vida por ti.

16. El malvado dilapida los bienes del fiador, y el ingrato olvida a quien lo salvó.

17. La fianza ha perdido a gentes bien situadas y los ha zarandeado como mar tormentoso.

18. Ha desterrado magnates, y los hizo peregrinar por regiones extranjeras.

19. El pecador, al fiar y perseguir negocios, se enreda en pleitos.

20. Socorre al prójimo según tus posibilidades, y cuida de no caer.

21. Indispensables para la vida son el agua, el pan y el vestido, y una casa para abrigo de la desnudez.

22. Mejor es vida pobre bajo un techo de madera que festines espléndidos en casas extrañas.

23. Conténtate con lo poco o lo mucho, y no serás reprochado como extraño.

24. Penoso es tener que andar de casa en casa; donde habites no abras la boca.

25. Habrás dado hospedaje y de beber sin que te lo agradezcan, y encima oirás palabras duras:

26. "Entra, forastero, prepara la mesa; si tienes algo a mano, danos de comer".

27. "Vete, forastero, deja el puesto de honor; viene mi hermano a verme, y necesito la casa".

28. Duras frases éstas para un hombre sensato: oír reproches del dueño de la casa y ser tratado como un usurero.



Livros sugeridos


“Se precisamos ter paciência para suportar os defeitos dos outros, quanto mais ainda precisamos para tolerar nossos próprios defeitos!” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.