1. Salmo. De David. Yahveh es mi pastor, nada me falta.

2. Por prados de fresca hierba me apacienta. Hacia las aguas de reposo me conduce,

3. y conforta mi alma; me guía por senderos de justicia, en gracia de su nombre.

4. Aunque pase por valle tenebroso, ningún mal temeré, porque tú vas conmigo; tu vara y tu cayado, ellos me sosiegan.

5. Tú preparas ante mí una mesa frente a mis adversarios; unges con óleo mi cabeza, rebosante está mi copa.

6. Sí, dicha y gracia me acompañarán todos los días de mi vida; mi morada será la casa de Yahveh a lo largo de los días.







“Que Nossa Senhora aumente a graça em você e a faça digna do Paraíso”. São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.