1. Oíd, pues, reyes, y enteded. Aprended, jueces de los confines de la tierra.

2. Estad atentos los que gobernáis multitudes y estáis orgullosos de la muchedumbre de vuestros pueblos.

3. Porque del Señor habéis recibido el poder, del Altísimo, la soberanía; él examinará vuestras obras y sondeará vuestras intenciones.

4. Si, como ministros que sois de su reino, no habéis juzgado rectamente, ni observado la ley, ni caminado siguiendo la voluntad de Dios,

5. terrible y repentino se presentará ante vosotros. Porque un juicio implacable espera a los que están en lo alto;

6. al pequeño, por piedad, se le perdona, pero los poderosos serán poderosamente examinados.

7. Que el Señor de todos ante nadie retrocede, no hay grandeza que se le imponga; al pequeño como al grande él mismo los hizo y de todos tiene igual cuidado,

8. pero una investigación severa aguarda a los que están en el poder.

9. A vosotros, pues, soberanos, se dirigen mis palabras para que aprendaís sabiduría y no faltéis;

10. porque los que guarden santamente las cosas santas, serán reconocidos santos, y los que se dejen instruir en ellas, encontrarán defensa.

11. Desead, pues, mis palabras; ansiadlas, que ellas os instruirán.

12. Radiante e inmarcesible es la Sabiduría. Fácilmente la contemplan los que la aman y la encuentran los que la buscan.

13. Se anticipa a darse a conocer a los que la anhelan.

14. Quien madruge para buscarla, no se fatigará, que a su puerta la encontrará sentada.

15. Pensar en ella es la perfección de la prudencia, y quien por ella se desvele, pronto se verá sin cuidados.

16. Pues ella misma va por todas partes buscando a los que son dignos de ella: se les muestra benévola en los caminos y les sale al encuentro en todos sus pensamientos.

17. Pues su comienzo es el deseo más verdadero de instrucción, la preocupación por la instrucción es el amor,

18. el amor es la observancia de sus leyes, la atención a las leyes es la garantía de la incorruptibilidad

19. y la incorruptibilidad hace estar cerca de Dios;

20. por tanto, el deseo de la Sabiduría conduce a la realeza.

21. Si, pues, gustáis de tronos y cetros, soberanos de los pueblos, apreciad la Sabiduría para reinéis eternamente.

22. Qué es la Sabiduría y cómo ha nacido lo voy a declarar; no os ocultaré los misterios, sino que seguiré sus huellas desde el comienzo de su existencia, pondré su conocimiento al descubierto y no me apartaré de la verdad.

23. Tampoco me acompañará en mi camino la envidia mezquina, que nada tiene que ver con la Sabiduría.

24. Pues la abundancia de sabios es la salvación del mundo y un rey prudente, la estabilidad del pueblo.

25. Dejaos, pues, instruir por mis palabras: os serán útiles.



Livros sugeridos


“O passado não conta mais para o Senhor. O que conta é o presente e estar atento e pronto para reparar o que foi feito.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.