1. Ella dirigió felizmente sus empresas por medio de un profeta santo.

2. Atravesaron un desierto deshabitado y fijaron sus tiendas en parajes inaccesibles;

3. hicieron frente a sus enemigos y rechazaron a sus adversarios.

4. Tuvieron sed y te invocaron: de una roca abrupta se les dio agua, de una piedra dura, remedio para su sed.

5. Lo mismo que fue para sus enemigos un castigo, fue para ellos en su apuro un beneficio.

6. En vez de la fuente perenne de un río enturbiado por una mezcla de sangre y barro

7. en pena de su decreto infanticida, diste a los tuyos inesperadamente un agua abundante,

8. mostrándoles por la sed que entonces sufrieron de qué modo habías castigado a sus adversarios.

9. Pues cuando sufrieron su prueba - si bien con misericordia corregidos - conocieron cómo los impíos, juzgados con cólera, eran torturados;

10. pues a ellos los habías probado como padre que amonesta, pero a los otros los habías castigado como rey severo que condena.

11. Tanto estando lejos como cerca, igualmente se consumían,

12. pues una doble tristeza se apoderó de ellos, y un lamento con el recuerdo del pasado:

13. porque, al oír que lo mismo que era su castigo, era para los otros un beneficio, reconocieron al Señor;

14. pues al que antes hicieron exponer y luego rechazaron con escarnio, al final de los acontecimientos le admiraron después de padecer una sed bien diferente de la de los justos.

15. Por sus locos e inicuos pensamientos por los que, extraviados, adoraban reptiles sin razón y bichos despreciables, les enviaste en castigo muchedumbre de animales sin razón,

16. para que aprendiesen que, por donde uno peca, por allí es castigado.

17. Pues bien podía tu mano omnipotente - ella que de informe materia había creado el mundo - enviar contra ellos muchedumbre de osos o audaces leones,

18. o bien fieras desconocidas, entonces creadas, llenas de furor, respirando aliento de fuego, lanzando humo hediondo o despidiendo de sus ojos terribles centellas,

19. capaces, no ya de aniquilarlos con sus ataques, sino de destruirlos con sólo su estremecedor aspecto.

20. Y aun sin esto, de un simple soplo podían sucumbir, perseguidos por la Justicia, aventados por el soplo de tu poder. Pero tú todo lo dispusiste con medida, número y peso.

21. Pues el actuar con inmenso poder siempre está en tu mano. ¿Quién se podrá oponer a la fuerza de tu brazo?

22. Como lo que basta a inclinar una balanza, es el mundo entero en tu presencia, como la gota de rocío que a la mañana baja sobre la tierra.

23. Te compadeces de todos porque todo lo puedes y disimulas los pecados de los hombres para que se arrepientan.

24. Amas a todos los seres y nada de lo que hiciste aborreces, pues, si algo odiases, no lo habrías hecho.

25. Y ¿cómo habría permanecido algo si no hubieses querido? ¿Cómo se habría conservado lo que no hubieses llamado?

26. Mas tú con todas las cosas eres indulgente, porque son tuyas, Señor que amas la vida,



Livros sugeridos


“O sábio elogia a mulher forte dizendo: os seu dedos manejaram o fuso. A roca é o alvo dos seus desejos. Fie, portanto, cada dia um pouco. Puxe fio a fio até a execução e, infalivelmente, você chegará ao fim. Mas não tenha pressa, pois senão você poderá misturar o fio com os nós e embaraçar tudo.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.