1. No tengas envidia de los malos, no desees estar con ellos,

2. porque su corazón trama violencias, y sus labios hablan de desgracias.

3. Con la sabiduria se construye una casa, y con la prudencia se afianza;

4. con la ciencia se llenan los cilleros de todo bien precioso y deseable.

5. El varón sabio está fuerte, el hombre de ciencia fortalece su vigor;

6. porque con sabios consejos harás la guerra, y en la abundancia de consejeros está el éxito.

7. Muy alta está la sabiduría para el necio: no abre su boca en la puerta.

8. Al que piensa en hacer mal, se le llama maestro en intrigas.

9. La necedad sólo maquina pecados, el arrogante es abominable a los hombres.

10. Si te dejas abatir el día de la angustia, angosta es tu fuerza.

11. Libra a los que son llevados a la muerte, y a los conducidos al suplicio ¡si los puedieras retener!

12. Si dices: «Mira que no lo sabíamos», ¿acaso el que pesa los corazones no comprende? ¿el que vigila tu alma, no lo sabe? El da a cada hombre según sus obras.

13. Come miel, hijo mío, porque es buena. Panal de miel es dulce a tu paladar.

14. Pues sábete que así será la sabiduría para tu alma, y si la hallas, hay un mañana, y tu esperanza no será aniquilada.

15. No pongas, malvado, asechanzas en la mansión del justo, no hagas violencia a su morada.

16. Que siete veces cae el justo, pero se levanta, mientras los malos se hunden en la desgracia.

17. No te alegres por la caída de tu enemigo, no se goce tu corazón cuando se hunde;

18. no sea que lo vea Yahveh y le desagrade, y aparte de él su ira.

19. No te enfurezcas por causa de los malvados, ni tengas envidia de los malos.

20. Porque para el malvado no hay un mañana: la lámpara de los malos se extinguirá.

21. Teme, hijo mío, a Yahveh y al rey, no te relaciones con los innovadores,

22. porque al instante surgirá su calamidad, y ¿quién sabe el castigo que pueden ambos dar?

23. También esto pertenece a los sabios: Hacer acepción de personas en el juicio no está bien.

24. Al que dice al malo: «Eres justo», le maldicen los pueblos y le detestan las naciones;

25. los que los castigan, viven felices, y viene sobre ellos la bendición del bien.

26. Besa en los labios, el que responde con franqueza.

27. Ordena tus trabajos de fuera y prepara tus faenas en el campo; y después puedes construirte tu casa.

28. No des testimonio, en vano, contra tu prójimo, ni engañes con tus labios.

29. No digas: «Como él me ha hecho a mí, le haré yo a él, daré a cada uno según sus obras.»

30. He pasado junto al campo de un perezoso, y junto a la viña de un hombre insensato,

31. y estaba todo invadido de ortigas, los cardos cubrían el suelo, la cerca de piedras estaba derruída.

32. Al verlo, medité en mi corazón, al contemplarlo aprendí la lección:

33. «Un poco dormir, otro poco dormitar, otro poco tumbarse con los brazos cruzados

34. y llegará, como vagabundo, tu miseria y como un mendigo tu pobreza.»



Livros sugeridos


Jesus lhe quer bem, da maneira que só Ele sabe amar.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.