1. Pasado el sábado, María Magdalena, María la de Santiago y Salomé compraron aromas para ir a embalsamarle.

2. Y muy de madrugada, el primer día de la semana, a la salida del sol, van al sepulcro.

3. Se decían unas otras: «¿Quién nos retirará la piedra de la puerta del sepulcro?»

4. Y levantando los ojos ven que la piedra estaba ya retirada; y eso que era muy grande.

5. Y entrando en el sepulcro vieron a un joven sentado en el lado derecho, vestido con una túnica blanca, y se asustaron.

6. Pero él les dice: «No os asustéis. Buscáis a Jesús de Nazaret, el Crucificado; ha resucitado, no está aquí. Ved el lugar donde le pusieron.

7. Pero id a decir a sus discípulos y a Pedro que irá delante de vosotros a Galilea; allí le veréis, como os dijo.»

8. Ellas salieron huyendo del sepulcro, pues un gran temblor y espanto se había apoderado de ellas, y no dijeron nada a nadie porque tenían miedo...

9. Jesús resucitó en la madrugada, el primer día de la semana, y se apareció primero a María Magdalena, de la que había echado siete demonios.

10. Ella fue a comunicar la noticia a los que habían vivido con él, que estaban tristes y llorosos.

11. Ellos, al oír que vivía y que había sido visto por ella, no creyeron.

12. Después de esto, se apareció, bajo otra figura, a dos de ellos cuando iban de camino a una aldea.

13. Ellos volvieron a comunicárselo a los demás; pero tampoco creyeron a éstos.

14. Por último, estando a la mesa los once discípulos, se les apareció y les echó en cara su incredulidad y su dureza de corazón, por no haber creído a quienes le habían visto resucitado.

15. Y les dijo: «Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación.

16. El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará.

17. Estas son las señales que acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios, hablarán en lenguas nuevas,

18. agarrarán serpientes en sus manos y aunque beban veneno no les hará daño; impondrán las manos sobre los enfermos y se pondrán bien.»

19. Con esto, el Señor Jesús, después de hablarles, fue elevado al cielo y se sentó a la diestra de Dios.

20. Ellos salieron a predicar por todas partes, colaborando el Señor con ellos y confirmando la Palabra con las señales que la acompañaban.



Livros sugeridos


Por que a tentação passada deixa na alma uma certa perturbação? perguntou um penitente a Padre Pio. Ele respondeu: “Você já presenciou um tremor de terra? Quando tudo estremece a sua volta, você também é sacudido; no entanto, não necessariamente fica enterrado nos destroços!” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.