1. ¿Sabes cuándo hacen las rebecas sus crías? ¿has observado el parto de las ciervas?

2. ¿has contado los meses de su gestación? ¿sabes la época de su alumbramiento?

3. Entonces se acurrucan y paren a sus crías, echan fuera su camada.

4. Y cuando ya sus crías se hacen fuertes y grandes, salen al desierto y no vuelven más a ellas.

5. ¿Quién dejó al onagro en libertad y soltó las amarras del asno salvaje?

6. Yo le he dado la estepa por morada, por mansión la tierra salitrosa.

7. Se ríe del tumulto de las ciudades, no oye los gritos del arriero;

8. explora las montañas, pasto suyo, en busca de toda hierba verde.

9. ¿Querrá acaso servirte el buey salvaje, pasar la noche junto a tu pesebre?

10. ¿Atarás a su cuello la coyunda? ¿rastrillará los surcos tras de ti?

11. ¿Puedes fiarte de él por su gran fuerza? ¿le confiarás tu menester?

12. ¿Estás seguro de que vuelva, de que en tu era allegue el grano?

13. El ala del avestruz, ¿se puede comparar al plumaje de la cigüeña y del halcón?

14. Ella en tierra abandona sus huevos, en el suelo los deja calentarse;

15. se olvida de que puede aplastarlos algún pie, o cascarlos una fiera salvaje.

16. Dura para sus hijos cual si no fueran suyos, por un afán inútil no se inquieta.

17. Es que Dios la privó de sabiduría, y no le dotó de inteligencia.

18. Pero en cuanto se alza y se remonta, se ríe del caballo y su jinete.

19. ¿Das tú al caballo la bravura? ¿revistes su cuello de tremolante crin?

20. ¿Le haces brincar como langosta? ¡Terror infunde su relincho altanero!

21. Piafa de júbilo en el valle, con brío se lanza al encuentro de las armas.

22. Se ríe del miedo y de nada se asusta, no retrocede ante la espada.

23. Va resonando sobre él la aljaba, la llama de la lanza y el dardo.

24. Hirviendo de impaciencia la tierra devora, no se contiene cuando suena la trompeta.

25. A cada toque de trompeta dice: «¡Aah!» olfatea de lejos el combate, las voces de mando y los clamores.

26. ¿Acaso por tu acuerdo el halcón emprende el vuelo, despliega sus alas hacia el sur?

27. ¿Por orden tuya se remonta el águila y coloca su nido en las alturas?

28. Pone en la roca su mansión nocturna, su fortaleza en un picacho.

29. Desde allí acecha a su presa, desde lejos la divisan sus ojos.

30. Sus crías lamen sangre; donde hay muertos, allí está.



Livros sugeridos


“Onde não há obediência, não há virtude. Onde não há virtude, não há bem, não há amor; e onde não há amor, não há Deus; e sem Deus não se chega ao Paraíso. Tudo isso é como uma escada: se faltar um degrau, caímos”. São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.