1. ¿Comenzamos de nuevo a recomendarnos? ¿O es que, como algunos, necesitamos presentaros cartas de recomendación o pedíroslas?

2. Vosotros sois nuestra carta, escrita en nuestros corazones, conocida y leída por todos los hombres.

3. Evidentemente sois una carta de Cristo, redactada por ministerio nuestro, escrita no con tinta, sino con el Espíritu de Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne, en los corazones.

4. Esta es la confianza que tenemos delante de Dios por Cristo.

5. No que por nosotros mismos seamos capaces de atribuirnos cosa alguna, como propia nuestra, sino que nuestra capacidad viene de Dios,

6. el cual nos capacitó para ser ministros de una nueva Alianza, no de la letra, sino del Espíritu. Pues la letra mata mas el Espíritu da vida.

7. Que si el ministerio de la muerte, grabado con letras sobre tablas de piedra, resultó glorioso hasta el punto de no poder los hijos de Israel fijar su vista en el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro, aunque pasajera,

8. ¡cuánto más glorioso no será el ministerio del Espíritu!

9. Efectivamente, si el ministerio de la condenación fue glorioso, con mucha más razón lo será el ministerio de la justicia.

10. Pues en este aspecto, no era gloria aquella glorificación en comparación de esta gloria sobreeminente.

11. Porque si aquello, que era pasajero, fue glorioso, ¡cuánto más glorioso será lo permanente!

12. Teniendo, pues, esta esperanza, hablamos con toda valentía,

13. y no como Moisés, que se ponía un velo sobre su rostro para impedir que los israelitas vieran el fin de lo que era pasajero...

14. Pero se embotaron sus inteligencias. En efecto, hasta el día de hoy perdura ese mismo velo en la lectura del Antiguo Testamento. El velo no se ha levantado, pues sólo en Cristo desaparece.

15. Hasta el día de hoy, siempre que se lee a Moisés, un velo está puesto sobre sus corazones.

16. Y cuando se convierte al Señor, se arranca el velo.

17. Porque el Señor es el Espíritu, y donde está el Espíritu del Señor, allí está la libertad.

18. Mas todos nosotros, que con el rostro descubierto reflejamos como en un espejo la gloria del Señor, nos vamos transformando en esa misma imagen cada vez más gloriosos: así es como actúa el Señor, que es Espíritu.



Livros sugeridos


“Deus ama quem segue o caminho da virtude.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.