1. Yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo.

2. Os di a beber leche y no alimento sólido, pues todavía no lo podíais soportar. Ni aun lo soportáis al presente;

3. pues todavía sois carnales. Porque, mientras haya entre vosotros envidia y discordia ¿no es verdad que sois carnales y vivís a lo humano?

4. Cuando dice uno «Yo soy de Pablo», y otro «Yo soy de Apolo», ¿no procedéis al modo humano?

5. ¿Qué es, pues Apolo? ¿Qué es Pablo?... ¡Servidores, por medio de los cuales habéis creído!, y cada uno según lo que el Señor le dio.

6. Yo planté, Apolo regó; mas fue Dios quien dio el crecimiento.

7. De modo que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios que hace crecer.

8. Y el que planta y el que riega son una misma cosa; si bien cada cual recibirá el salario según su propio trabajo,

9. ya que somos colaboradores de Dios y vosotros, campo de Dios, edificación de Dios.

10. Conforme a la gracia de Dios que me fue dada, yo, como buen arquitecto, puse el cimiento, y otro construye encima. ¡Mire cada cual cómo construye!

11. Pues nadie puede poner otro cimiento que el ya puesto, Jesucristo.

12. Y si uno construye sobre este cimiento con oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja,

13. la obra de cada cual quedará al descubierto; la manifestará el Día, que ha de revelarse por el fuego. Y la calidad de la obra de cada cual, la probará el fuego.

14. Aquél, cuya obra, construida sobre el cimiento, resista, recibirá la recompensa.

15. Mas aquél, cuya obra quede abrasada, sufrirá el daño. El, no obstante, quedará a salvo, pero como quien pasa a través del fuego.

16. ¿No sabéis que sois santuario de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros?

17. Si alguno destruye el santuario de Dios, Dios le destruirá a él; porque el santuario de Dios es sagrado, y vosotros sois ese santuario.

18. ¡Nadie se engañe! Si alguno entre vosotros se cree sabio según este mundo, hágase necio, para llegar a ser sabio;

19. pues la sabiduría de este mundo es necedad a los ojos de Dios. En efecto, dice la Escritura: El que prende a los sabios en su propia astucia.

20. Y también: El Señor conoce cuán vanos son los pensamientos de los sabios.

21. Así que, no se gloríe nadie en los hombres, pues todo es vuestro:

22. ya sea Pablo, Apolo, Cefas, el mundo, la vida, la muerte, el presente, el futuro, todo es vuestro;

23. y vosotros, de Cristo y Cristo de Dios.



Livros sugeridos


“A maior alegria de um pai é que os filhos se amem, formem um só coração e uma só alma. Não fostes vós que me escolhestes, mas o pai celeste que, na minha primeira missa, me fez ver todos os filhos que me confiava”.(P.e Pio) São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.