1. Sed mis imitadores, como lo soy de Cristo.

2. Os alabo porque en todas las cosas os acordáis de mí y conserváis las tradiciones tal como os las he transmitido.

3. Sin embargo, quiero que sepáis que la cabeza de todo hombre es Cristo; y la cabeza de la mujer es el hombre; y la cabeza de Cristo es Dios.

4. Todo hombre que ora o profetiza con la cabeza cubierta, afrenta a su cabeza.

5. Y toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta a su cabeza; es como si estuviera rapada.

6. Por tanto, si una mujer no se cubre la cabeza, que se corte el pelo. Y si es afrentoso para una mujer cortarse el pelo o raparse, ¡que se cubra!

7. El hombre no debe cubrirse la cabeza, pues es imagen y reflejo de Dios; pero la mujer es reflejo del hombre.

8. En efecto, no procede el hombre de la mujer, sino la mujer del hombre.

9. Ni fue creado el hombre por razón de la mujer, sino la mujer por razón del hombre.

10. He ahí por qué debe llevar la mujer sobre la cabeza una señal de sujeción por razón de los ángeles.

11. Por lo demás, ni la mujer sin el hombre, ni el hombre sin la mujer, en el Señor.

12. Porque si la mujer procede del hombre, el hombre, a su vez, nace mediante la mujer. Y todo proviene de Dios.

13. Juzgad por vosotros mismos. ¿Está bien que la mujer ore a Dios con la cabeza descubierta?

14. ¿No os enseña la misma naturaleza que es una afrenta para el hombre la cabellera,

15. mientras es una gloria para la mujer la cabellera? En efecto, la cabellera le ha sido dada a modo de velo.

16. De todos modos, si alguien quiere discutir, no es ésa nuestra costumbre ni la de las Iglesias de Dios.

17. Y al dar estas disposiciones, no os alabo, porque vuestras reuniones son más para mal que para bien.

18. Pues, ante todo, oigo que, al reuniros en la asamblea, hay entre vosotros divisiones, y lo creo en parte.

19. Desde luego, tiene que haber entre vosotros también disensiones, para que se ponga de manifiesto quiénes son de probada virtud entre vosotros.

20. Cuando os reunís, pues, en común, eso ya no es comer la Cena del Señor;

21. porque cada uno come primero su propia cena, y mientras uno pasa hambre, otro se embriaga.

22. ¿No tenéis casas para comer y beber? ¿O es que despreciáis a la Iglesia de Dios y avergonzáis a los que no tienen? ¿Qué voy a deciros? ¿Alabaros? ¡En eso no los alabo!

23. Porque yo recibí del Señor lo que os he transmitido: que el Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan,

24. y después de dar gracias, lo partió y dijo: «Este es mi cuerpo que se da por vosotros; haced esto en recuerdo mío.»

25. Asimismo también la copa después de cenar diciendo: «Esta copa es la Nueva Alianza en mi sangre. Cuantas veces la bibiereis, hacedlo en recuerdo mío.»

26. Pues cada vez que coméis este pan y bebéis esta copa, anunciáis la muerte del Señor, hasta que venga.

27. Por tanto, quien coma el pan o beba la copa del Señor indignamente, será reo del Cuerpo y de la Sangre del Señor.

28. Examínese, pues, cada cual, y coma así el pan y beba de la copa.

29. Pues quien come y bebe sin discernir el Cuerpo, come y bebe su propio castigo.

30. Por eso hay entre vosotros muchos enfermos y muchos débiles, y mueren no pocos.

31. Si nos juzgásemos a nosotros mismos, no seríamos castigados.

32. Mas, al ser castigados, somos corregidos por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo.

33. Así pues, hermanos míos, cuando os reunáis para la Cena, esperaos los unos a los otros.

34. Si alguno tiene hambre, que coma en su casa, a fin de que no os reunáis para castigo vuestro. Lo demás lo dispondré cuando vaya.



Livros sugeridos


“O Senhor sempre orienta e chama; mas não se quer segui-lo e responder-lhe, pois só se vê os próprios interesses. Às vezes, pelo fato de se ouvir sempre a Sua voz, ninguém mais se apercebe dela; mas o Senhor ilumina e chama. São os homens que se colocam na posição de não conseguir mais escutar.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.