1. Para ser libres nos libertó Cristo. Manteneos, pues, firmes y no os dejéis oprimir nuevamente bajo el yugo de la esclavitud.

2. Soy yo, Pablo, quien os lo dice: Si os dejáis circuncidar, Cristo no os aprovechará nada.

3. De nuevo declaro a todo hombre que se circuncida que queda obligado a practicar toda la ley.

4. Habéis roto con Cristo todos cuantos buscáis la justicia en la ley. Os habéis apartado de la gracia.

5. Pues a nosotros nos mueve el Espíritu a aguardar por la fe los bienes esperados por la justicia.

6. Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión ni la incircuncisión tienen valor, sino solamente la fe que actúa por la caridad.

7. Comenzasteis bien vuestra carrera, ¿quién os puso obstáculo para no seguir a la verdad?

8. Semejante persuasión no proviene de Aquel que os llama.

9. Un poco de levadura fermenta toda la masa.

10. Por mi parte, confío en el Señor que vosotros no pensaréis de otra manera; pero el que os perturba llevará su castigo, quienquiera que sea.

11. En cuanto a mí, hermanos, si aún predico la circuncisión, ¿por qué soy todavía perseguido? ¡Pues se acabó ya el escándalo de la cruz!

12. ¡Ojalá que se mutilaran los que os perturban!

13. Porque, hermanos, habéis sido llamados a la libertad; sólo que no toméis de esa libertad pretexto para la carne; antes al contrario, servíos por amor los unos a los otros.

14. Pues toda la ley alcanza su plenitud en este solo precepto: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.

15. Pero si os mordéis y os devoráis mutuamente, ¡mirad no vayáis mutuamente a destruiros!

16. Por mi parte os digo: Si vivís según el Espíritu, no daréis satisfacción a las apetencias de la carne.

17. Pues la carne tiene apetencias contrarias al espíritu, y el espíritu contrarias a la carne, como que son entre sí antagónicos, de forma que no hacéis lo que quisierais.

18. Pero, si sois conducidos por el Espíritu, no estáis bajo la ley.

19. Ahora bien, las obras de la carne son conocidas: fornicación, impureza, libertinaje,

20. idolatría, hechicería, odios, discordia, celos, iras, rencillas, divisiones, disensiones,

21. envidias, embriagueces, orgías y cosas semejantes, sobre las cuales os prevengo, como ya os previne, que quienes hacen tales cosas no heredarán el Reino de Dios.

22. En cambio el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, afabilidad, bondad, fidelidad,

23. mansedumbre, dominio de sí; contra tales cosas no hay ley.

24. Pues los que son de Cristo Jesús, han crucificado la carne con sus pasiones y sus apetencias.

25. Si vivimos según el Espíritu, obremos también según el Espíritu.

26. No busquemos la gloria vana provocándonos los unos a los otros y envidiándonos mutuamente.



Livros sugeridos


“Comunguemos com santo temor e com grande amor.” São Padre Pio de Pietrelcina

Newsletter

Receba as novidades, artigos e noticias deste portal.